¿Qué ha pasado con simplemente creyendo la Biblia?

Leo la noticia, no generalmente de los periódicos, aunque de vez en cuando lo hago, mas en Internet. Casi todo enlace en mis “archivos de enlaces favoritos” es algún tipo de fuente de noticia, sitio técnico o religioso. El problema con leyendo la noticia es que hay que tomar en cuenta la parcialidad de los periodistas, y hay que discernir la verdad del asunto muy cuidosamente. Deseo que fuera el caso con lo siguiente. El Jueves, 23 de agosto, MSNBC llevó un relato de una súper iglesia en Tampa, Florida que tiene problemas. Específicamente, los pastores de la iglesia están divorciándose. Bueno, sé que eso no es nada nuevo en los Estados Unidos de hoy. Pero, destaca un problema real — el de profesar seguir a Dios, mientras que está totalmente desobediente a Su palabra. No toma el proverbial “lumbrera” para ver las diferencias claras entre lo que hicieron estos pastores de esta iglesia y lo que declara la Biblia plenamente. Al investigar el problema, empezaremos en lo obvio: el hecho de que los pastores de la iglesia están divorciándose. En la escritura, hay instrucciones especificas dado a los pastores, incluyendo los requisitos para ser pastor. Porque hay requisitos, es muy importante hacer caso de ellos viendo que Dios las dio para ser obedecidas, no para que sean ignoradas o puestas a un lado como tontería. Primero, la posición del pastor es una de llamado. Lo que significa es que el SEÑOR Dios llama a una persona específica para hacer una obra específica, (un llamado), y le concede habilidades (o les da el poder) para hacer la obra. Este llamado siempre concuerda con todo que el Señor ha dicho y hecho en cualquier lugar. Además, está en concordancia completa con lo que ha escrito en Su palabra. Como así, debemos buscar un ejemplo de un llamado que el Señor ya ha hecho en la Escritura. Hay dos (entre muchos) que son claro y prominente en la Escritura — uno en el Antiguo Testamento y uno en el Nuevo Testamento, que usaré. En I Samuel, capítulo 3 expone en detalle el llamado de Samuel para pasar a la historia. Hay algunas cosas que son hechos de otra forma en nuestro día a diferencia de la época de Israel antiguo, particularmente en cuanto de obrar por señales (que ya no son hechos) y como tal. Pero, la esencia del llamado queda igual — el SEÑOR comunicó plenamente al corazón de Samuel lo que quiso de él, porque le desagradeció Elí y su casa, y la respuesta de Samuel al llamado, — es compendiado en el versículo que sigue:

Y Samuel creció, y el SEÑOR fue con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras. (I Samuel 3:19)

En el Nuevo Testamento hay ejemplos de varios llamados de los cuales podemos escoger, sino lo que es más semejante al llamado de los pastores de hoy se encuentra en la vida de Timoteo, quien fue discipulado por el apóstol Pablo y fue llamado por Dios para ser pastor.

Después llegó a Derbe, y a Listra; y he aquí, estaba allí un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía fiel, mas de padre gentil. De éste daban buen testimonio los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Pablo quiso que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que estaban en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego. Y cuando pasaban por las ciudades, les daban que guardasen los decretos que habían sido determinados por los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén. (Hechos 16:1-4)

En el pasaje de arriba, debemos notar que Timoteo ya tenía un buen testimonio ante de los hermanos, y tenía evidencia plena y clara de una fe verdadera en el Señor. Eso era evidente por el hecho de que Pablo le llevó con él para discipularle y para que le ayudara a Pablo en la obra de la predicación del evangelio y el establecimiento de iglesias. En los siguientes pasajes, la obra de Timoteo de ayudar al apóstol Pablo es mostrado, y el llamado de Timoteo es validado. Y también, favor de notar la falta completa de un colegio bíblico o seminario en el entrenamiento de Timoteo.

Por lo cual os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os amonestará de cuáles sean mis caminos en el Cristo, de la manera que enseño en todas partes en todas las Iglesias. (I Corintios 4:17)

Y acabadas estas cosas, se propuso Pablo en el espíritu ir a Jerusalén, después de andar en Macedonia y Acaya, diciendo: Después que hubiere estado allá me será necesario ver también a Roma. Y enviando a Macedonia a dos de los que le ayudaban, Timoteo y Erasto, él se estuvo por algún tiempo en Asia. (Hechos 19:21-22, modificado)

Y si llegare Timoteo, mirad que esté con vosotros sin miedo; porque también hace la obra del Señor como yo. Por tanto, nadie le desprecia; antes, llevadlo en paz, para que venga a mí, porque lo espero con los hermanos. (I Corintios 16:10-11, modificado)

Mas como Dios es fiel, nuestra palabra para con vosotros no era sí y no. Porque el Hijo de Dios, Jesús, el Cristo, que por nosotros ha sido entre vosotros predicado, aun por mí y Silvano y Timoteo, no ha sido sí y no; mas ha sido sí en él. (II Corintios 1:18, modificado)

Mas espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo, al saber vuestro estado. porque a ninguno tengo del mismo ánimo, que naturalmente os cuidará. Porque todos buscan lo que es suyo propio, no lo que es del Cristo Jesús. Pero la prueba de él habéis conocido, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio. Así que a éste espero enviaros, luego que yo viere tan pronto vea cómo van las cosas conmigo, (Filipenses 2:19-23, modificado)

Por lo cual, no pudiendo esperar más, acordamos quedarnos solos en Atenas, y enviamos a Timoteo, nuestro hermano, y ministro de Dios, y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, a confirmaros y exhortaros en vuestra fe: para que nadie se mueva en estas aflicciones: porque vosotros sabéis que nosotros somos puestos para esto. (I Tesaonicenses 3:3, modificado)

Pues, cuando el apóstol Pablo escribió a Timoteo, porque Timoteo era pastor de la iglesia de Efeso, fue para exhortarle y recordarle a Timoteo del llamamiento que el SEÑOR había puesto en él. Por escribir, Pablo le recordó a Timoteo de su comienza y de los talentos concedidos a él para hacer la obra de Dios. Pero, también, le recordó de algo más que los pastores de las iglesia modernas Americanas han olvidado completamente — las aflicciones del evangelio.

trayendo a la memoria la fe no fingida que está en ti, la cual residió primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice; y estoy cierto que está en ti también. Por lo cual te aconsejo que despiertes el don de Dios, que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios el espíritu de temor, sino el de fortaleza, y de amor, y de una mente sano. Por tanto no te avergüences del testimonio del Señor nuestro, ni de mí, que estoy preso por él; antes sé participante de las aflicciones del Evangelio según el poder de Dios, Que nos ha salvado, y nos llamó con una la santa vocación; (II Timoteo 1:5-9a, modificado)

Pues el llamado de Timoteo y la prueba del ministerio, aun no idéntico a lo de Samuel, tuvieron algunas características comunes: Primero, el servicio y discipulado bajo de un hombre de Dios establecido y probado. En corto, tanto Samuel como Timoteo sirvieron a otros por períodos largos de tiempo ante de ser establecidos como hombres de Dios. (Y otra cosa, no debemos mirar al fracaso del servicio de Elí como prueba que él no era un hombre de Dios, sino demuestra la presión que siempre está presente para apartarse del criterio establecido para el servicio del SEÑOR, y para su familia en particular). Por segundo, y de suma importancia, es el hecho de que ni Samuel ni Timoteo nunca se apartaron de la palabra literal y expresa de Dios. Si fuera un imperativo, eso es. El hombre de Dios, llamado a una obra, no debe apartarse nunca de la fundación sólida de Jesucristo y Su enseñanza. Para hacerlo es predicar y enseñar un otro evangelio. No importa cuán sutil el cambio, o los cambios, es, cualquier cambio no representará fielmente la verdad de la Palabra de Dios. Estoy convencido por los testimonios de estos dos hombres, que por el Señor, ellos lo sabían y entendían. Pues, hemos llegado al punto de examinar lo que la Escritura dice plenamente acerca de los requisitos de un pastor o obispo. En los pasajes que siguen de Efesios, capítulo 4, instrucción es dada a la iglesia en Efesis, y fue documentada para todos nosotros, cómo Dios, por Cristo, concede dones a todos en la iglesia para hacer una obra, y por el propósito expresivo que el creyente crezca en Cristo. Pero a cada uno de nosotros es dada la gracia conforme a la medida del don del Cristo. Por lo cual dice: Cuando subió a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. (Y que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero en las partes más bajas de la tierra? El que descendió, él mismo es el que también subió sobre todos los cielos para cumplir todas las cosas.)

Y él mismo dio unos, apóstoles; y unos, profetas; y unos, evangelistas; y unos, pastores y maestros; para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo del Cristo; hasta que todos lleguemos en la unidad de la fe y del conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo Que en lo sucesivo no seamos niños, llevados por doquier y influidos por cada viento de doctrina, por la ilusión del hombre y astucia ingeniosa, por lo cual están al asecho para engañar; mas hablando la verdad en amor, crezcamos en él en todas cosas, quién es la cabeza, aun Cristo; De quien el cuerpo entero compuesto apropiadamente entre sí y comprimido por lo que supla cada empalme, según la obra eficaz en medido de cada parte, hace aumentar el cuerpo hasta la edificación del mismo en amor. (Efesios 4:7-16, modificado)

Pues debe ser claro que es el SEÑOR quien hace el llamado, como se vio claramente en el caso de Samuel y por el testimonio de Pablo en cuanto de Timoteo. También, debe estar claro que es el SEÑOR quien concede la habilidad para cumplir con el llamamiento como se ve en el pasaje dado. Es dicho más sucinto en otro lugar:

Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará. (I Tesalonicenses 5:24)

Así pues, es el llamamiento del SEÑOR, y la preparación del SEÑOR para el ministerio. Entonces ¿llamará el SEÑOR a alguien en contrario al criterio que El ha dado? Como parte de la admonición y instrucción a Timoteo, Pablo estableció el criterio para un pastor in el siguiente pasaje. Plenamente, eso no fue para establecer que el llamado de Timoteo para ser pastor fue de Dios, sino era para dar una lista breve del criterio para establecer enseguida si un hombre es calificado para el llamado que reclamara tener. Podemos ver en el primera declaración del pasaje, donde dice: “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.”

Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Un obispo, pues, tiene que ser irreprensible, marido de una sola mujer, vigilante, serio, de buen conducto, hospedador, apto para enseñar;no dado a mucho vino, no heridor, no codicioso de ganancias deshonestas, sino paciente, no litigioso, ajeno de avaricia; que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda gravedad; (porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios?); no un principiante, por si acaso se levante por orgullo, que no caiga en la condenación del diablo. (I Timoteo 3:1-7, modifcado)

Ahora, podemos poner en orden por una lista, porque así es. Como tal, para determinar rápido si un hombre tiene derecho o no, podemos simplemente ir marcando para eliminar los pretendientes:
Un obispo, pues, tiene que ser irreprensible marido de una sola mujer vigilante serio de buena conducta hospedador apto para enseñar no dado a vino no heridor no codicioso de ganancias deshonestas paciente no litigioso ajeno de avaricia que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda gravedad; él tiene que tener buen reporte de los que están fuera
Sin duda, el segundo punto y los últimos en la lista eliminan el “ministerio” de Paula White como pastor de cualquiera en relato a Dios. Muy claramente, la primera palabra de la último punto es “él” en referencia a esta derecho de ser candidato pastoral. Sin embargo, si notamos cuidosamente al leer este artículo, se elimina Randy White también porque es claro en el artículo que eso fue su segundo matrimonio, y pues, él no es “marido de una sola mujer”. Más peor aun, el artículo es muy claro en que ellos dos, (los pastores) predicaban una teología de prosperidad que es condenado en el pasaje arriba y en otro pasajes de la Escritura también. Es suficiente decir que los dos, Randy y Paula White, han dejado caer la palabra de Dios al piso, si en verdad la abrazaron en primer lugar. En esto, hay una diferencia fundamental entre los White y su testimonio, y Samuel y Timoteo y lo suyo. De lo que percibo yo, esta diferencia es expresada en la declaración del SEÑOR en Juan 14:

Si me amáis, guardad mis mandamientos; (Juan 14:15)

Que plantea la pregunta que hizo Cristo:

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo? (Lucas 6:46)

Eso es el problema de los Estados Unidos, sino no es de ninguna manera exclusivo a los Estados Unidos, ni a esta época. Siempre han sido los que reclaman un llamado de Dios – para que pueden usar la influencia y poder que ganan para su propio ganancia. No obstante, hay un manera relativamente fácil para frustrar los planes de tal individuos — por adherencia estricta a la palabra de Dios. Si alguien habría mostrado plenamente a los Whites que lo que estaban haciendo obviamente no era de Dios, y ha frustrado sus intentos, ellos mismos hubieran arrepentido y no hubieron llevado a mucha gente por mal camino. Sin embargo, lo que dice de muchas personas en esta nación, particularmente los que asisten a las iglesias tal como la “Without Walls International Church”, (la Iglesia Internacional sin Barerras), que profesan que conocen al SEÑOR, sino no están obedientes a Su palabra expreso y pleno. Pienso que el SEÑOR lo expresó precisamente cuando dio a Isaías a escribir las palabras siguientes acerca de Israel:

Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, mas su corazón se alejó de mí; y su culto con que me honra fue enseñado por mandamiento de hombres; por tanto, he aquí que yo volveré a hacer obra admirable entre este pueblo aun una obra maravillosa y prodigio: porque la sabiduría de sus sabios perecerá, y el entendimiento de sus prudentes será escondido. (Isaías 29:13-14, modificado)

Pues, ¿es sorprendente que los Estados Unidos han perdido su camino? Las iglesias de los Estados Unidos, como Israel, se han apartado del camino verdadero de Dios en favor de tener una etiqueta sin sustancia quela respalde.
Esta entrada fue publicada en Conducta Cristiana, Doctrinas, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *