Versiones de la Biblia

La cuestión de las versiones de la Biblia es un asunto critico en nuestra época. Realmente puede ser el asunto más critico en toda época que tenía la Escritura escrita. Hay numerosas razones que puedo citar por esto. Sin embargo, la razón más básica y fundamental viene de la Escritura misma. En Juan, capítulo 5, el Señor Jesucristo dice plenamente a los que estaban con él lo que buscaban en la Escritura, no era lo que se trata la Escritura. Sino Él, y Su obra de redención para todo hombre en todo lugar en todo tiempo, era el foco entero de la Escritura. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. Y no queréis venir a mí, para que tengáis vida. (Juan 5:39-40) El Señor Jesucristo lo expone más en Juan, capítulo 12, y explica que las Escrituras son de suma importancia para todo hombre en todo lugar porque son el estándar por lo cual el hombre será juzgado. Y el que oyere mis palabras, y no creyere, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me desecha, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. (Juan 12:47-48) Por entender que los pasajes citados arriba concuerden, debemos pues entender que toda la Escritura, (Antiguo y Nuevo Testamento) son las palabras del Señor mismo o son Su declaración acerca del hombre, perdido y salvo. Además, debemos entender que cada uno de nosotros será juzgado por el estándar de las Escrituras. Eso se hace las palabras de la Escritura de suma importancia a cada hombre, mujer y niño en esta tierra. Después de todo, qué si el señal en la carretera dice “Velocidad Máxima – 55″, y vaya a 54 millas por hora. Sin embargo, está parado por el policía y se le da una multa. Pues, vaya al tribunal y diga que no fue justo que se le citó porque no sobrepasó la velocidad fijado. De repente fuera sorprendido al saber, cuando el juez lee la ley y la ley declara que el límite de velocidad por esta calle era, no 55, sino 45. Pues se le encuentra culpable de exceso de velocidad. Cuando protesta, le dice que la ignorancia de la ley no es excusa. El cambio fue anunciado públicamente en el periódico y aprobado por reunión abierta del cuerpo gobernante – debiera sabido qué era el límite de velocidad. Eso es muy semejante a la alteración de la Escritura o la corrupción de la Escritura que ha ocurrido desde que la Escritura fue dado al hombre por el SEÑOR Dios. Tenemos que recordar que el enemigo de Dios, que es Satanás, o el Diablo, busca la destrucción de Dios y quiere dominar toda la creación de Dios. Somos parte de la creación de Dios y nos es dado la habilidad de escoger lo que creeremos y a quién obedeceremos. Somos hecho también en la imagen de Dios. No obstante, como dice la Escritura, somos juzgados por nuestras decisiones también. El diablo no puede cambiar el estándar que SEÑOR Dios ha dado por lo cual somos juzgados porque este estándar es figado eternamente en el Cielo. Pero, él puede alterar las copias aquí en la tierra. Por hacer eso, puede alterar lo que el hombre lee y entiende del estándar por lo cual será justificado ante Dios. Por esta manera Satanás puede engañar al hombre para que crea que él mismo es Dios así que adorará a Satanás como Dios. Así pues la cuestión de cuál Biblia una lee y estudia es de suma importancia. Después de todo, solo es dado la oportunidad de arrepentirse y creer el Evangelio durante la vida en la tierra. Una vez que morimos y pasamos a la eternidad no hay más oportunidad para ser justificado ante Dios, como está escrito: Y de la manera que está establecido a los hombres, que mueran una vez; y después, el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y a los que le esperan, aparecerá por segunda vez para la salvación. (Hebreos 9:27-28, modificado) En Cristo, Paul W. Davis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *