El Gobierno que Merecemos

Hay una percepción en este país que no merecemos el gobierno que tenemos. Bueno, yo sé que eso será difícil para algunas personas, particularmente las que piensan que no son malos o malvados en sí mismos, y que nunca hacen lo malo. Hay otros que no les gusta lo que está escrito aquí porque creen que Dios debe bendecirnos — no importa lo que hagamos. De alguna manera, sacaron la idea que somos escogidos de Dios, y pues debemos ser bendecido — a pesar de la evidencia que hemos violado la voluntad de Dios en gran manera. Sin embargo, debemos entender por la Escritura que no importa cuál nación es, si es Israel (la escogida de Dios) o cualquiera otra nación, el SEÑOR Dios no aguantará que una nación viola Su mandamientos expresos. Avisó a Israel sobre esta misma cosa antes de que entraron en la tierra prometida.

En ninguna de estas cosas os ensuciaréis; porque en todas estas cosas se han ensuciado las naciones que yo eché de delante de vosotros: y la tierra es contaminada: y yo visito su maldad sobre ella, y la tierra vomita sus moradores. Guardad, pues, vosotros mis estatutos y mis derechos, y no comitís ninguna de todas estas abominaciones; ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros: (Porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de la tierra, que fueron antes de vosotros, y la tierra es contaminada.) para que la tierra no os vomitará también, por haberla contaminado, como vomitó a las naciones que fueron antes de vosotros. Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas abominaciones, aun los almas que las hicieren, serán cortadas de entre su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, para que no comite ni una de estas costumbres abominables que fueron comitidas antes de vosotros, y que no os ensuciéis en ellas. Yo soy el SEÑOR vuestro Dios. (Levítico 18:24-30, modificado) Por supuesto, si ha leído la Biblia, debe saber bien que pasó a Israel cuando hizo estas mismas cosas — fueron vomitados de la tierra. Debemos saber, también, que el Señor les dio a Israel los gobernantes malvados que se ajustan a los corazones de la mayoría de la gente. Para que no se entienda mal, no me gusta la situación en este país en ninguna manera, y no me gusta que nuestro gobierno actúa ilegalmente casi todo el tiempo. Todavía, sé por seguro que la razón por eso es que nosotros, como un pueblo, también somos ilícitos, malvados y malos. El SEÑOR Dios nos ha dado, a nuestra nación, el gobierno que merecemos. Si la gente de este país, (particularmente los que se llaman cristianos) de verdad arrepentirían y voltearían para seguir la Biblia como está escrito y no como la interpretan, entonces el Señor sí pudiera bendecirnos y tendríamos un gobierno recto de nuevo. Pero, mientras que la gente de este país quieren jugar con Dios como Israel apóstata, no podemos esperar tener un gobierno bueno y recto. Además, lo más largo el tiempo que los americanos y los cristianos niegan y resistan lo que Dios ha mostrado plenamente a esta nación, lo peor seguirá — hasta que América se arrepienta o es destruida. Francamente, en este momento, no me importa si la gente se enoja o que no les gusta lo que digo, es la verdad y enteramente de acuerdo con la palabra de Dios. Yo sé por seguro que se les hacen increíblemente incómodo para aun considerar la posibilidad que tenemos el gobierno que merecemos porque somos lo que somos. No obstante, todos los que despotrican y rehúsan reconocer su culpa en esto hacen, es condenar a si mismos. Si actualmente leyeran la Biblia y leer Romanos 13:1-7, que fue escrito en el tiempo de Nerón, uno de los más corruptos gobernantes de todo, tal vez llegarán a entender que de verdad, tenemos el gobierno que merecemos.

Toda alma se someta a las potestades superiores; porque no hay potestad sino de Dios: y las que son, de Dios son ordenadas. Así que, el que se opone a la potestad, a la ordenación de Dios resiste; y los que resisten, ellos mismos reciben condenación para sí. Porque los gobernantes no son atemorizador a buenas obras, sino al malo. ¿No tendrás pues temor de la potestad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella: porque es ministro de Dios para tu bien. Mas si hicieres lo malo, teme; porque no sin causa trae el cuchillo; porque es ministro de Dios, el vengador para ejecutar ira al que hace lo malo. Por lo cual es necesario que estéis sujetos, no solamente por la ira, mas aun por la conciencia. Porque por esto le pagáis también los tributos; porque son ministros de Dios que sirven a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis; al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que temor, temor; al que honra, honra. (Romanos 13:1-7, modificado)

Este pasaje es muy claro — nuestros gobernantes, nuestros lideres, son ordenados por Dios, igual como Dios levantó a Faraón, Nabucodonozor, Ciro y cada otro gobernante, rey y presidente desde que comenzaron las naciones, Él ha levantado los que nos gobiernan para ponerlo delante de nosotros lo que somos como gente. Pues, para los que tienen problemas con la manera de que comporta nuestro gobierno, tienen que mirar en el espejo. Si de verdad quieren saber el porqué que nuestro gobierno es como es, hay que empezar por examinar a si mismos en luz de la palabra de Dios, y sean honestos en cuanto a lo que encuentran. Pienso entonces que la mayoridad de ellos necesitan arrepentirse y obedecer el evangelio de verdad.
Esta entrada fue publicada en Pensamiento del Día, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *