La Fe Parte II

Puesto que el recibir la fe se basa en que uno lea y estudie la Escritura y que tiene un deseo genuino y sincero de saber quién es Dios y lo que Él requiere, es muy posible que no todos van a tener fe. Realmente, es un milagro de verdad que hay aun uno de nosotros que tiene fe cuando la evaluamos en esta luz. No obstante, el SEÑOR es misericordioso y concede la fe necesaria a los que la quieren verdaderamente conocerle y entenderle. Ahora, entiendo que esta es una vista distinta de la vista “cristiano” dominante. La vista dominante es expresada en la cita que sigue de un Estudio Bíblico en Web ofrecido por una iglesia bautista independiente:
“¿Cómo obtiene la fe? La respuesta es: por confiar en la Palabra de Dios. Eso, por supuesto, requiere que uno escuche primero lo que Dios dice. Después de todo, no puede confiar en lo que no ha oído ni puede reclamar una promesa que no sabe que es dada.”
Ahora pues, eso parece inicialmente que apoye lo que dije previamente, y lo que la Escritura demuestra. Sin embargo, si notamos la primera declaración, veremos una condición previa que no se encuentra en la Escritura. Esta condición previa es: el confiar en la Palabra de Dios”. No obstante, al leer el estudio, encontrará la siguiente declaración:
“La fe es CONFIAR EN LA PALABRA DE DIOS. Al considerar cuan confiable es al Palabra de Dios, la fe se hace segura. Por todo el Nuevo Testamento encontramos varios ejemplos que demuestran que fe significa, confiar en la Palabra de Dios.”
Ciertamente, debería causar dudar la validez de cómo alguien puede reclamar tener fe de cualquier modo. Me da recuerdos de ser niño y jugar, dando vueltas como loco y sin dirección. Completamente inútil. En corto, eso es una lógica que da vueltas y que no tiene lugar en la palabra de Dios y no es válida para enseñar nada en cuanto de las doctrinas y principios de la Escritura. Lo erróneo aquí es una suposición previa que uno tiene que creer lo que Dios ha dicho antes de que Dios le conceda fe. Sin embargo, eso no es lo que el SEÑOR indicó cuando declaró por Isaías:

Venid ahora, y razonamos dirá el SEÑOR: aunque vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque fueren rojos como el carmesí, serán como la lana (Isaías 1:18)

No es necesario razonar con alguien que ya tiene confianza en lo que dice acerca de lo que está diciendo ni porque. Por supuesto, él ya acepta lo que le dice y no lo debate. Cuando es necesario razonar con alguien, es debido al hecho de que no entiende lo que le ha presentada y no lo acepta. Pues, hay que razonar con él en cuenta de la información presentada. El error que contiene el estudio Bíblico de web es de una mala identificación de fe y lo que actualmente es. En vez de dejar que la Escritura define la fe apropiadamente, ha identificado mal las propiedades de fe y pues la ha identificado mal. La Escritura es muy clara en cuanto a las propiedades de fe, y actualmente define lo que es fe. Sin embargo, si no estamos dispuestos permitir que la Escritura quede, y metemos nuestra propia interpretación en lo que es declarado, tendríamos un entendimiento equivocado a lo mejor. En Hebreos, capítulo 11, hay un tratado sobre la fe, el porqué es absolutamente necesaria, y el efecto de poseerla. En el principio del capítulo, es dado lo siguiente:

Pues fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. Porque por ésta alcanzaron los antiguos un buen testimonio. Por la fe entendemos que fueron formados los mundos por la palabra de Dios, siendo hecho lo que se ve, de lo que no se veía. (Hebreos 11:1-3)

Es muy interesante como es construido el pasaje arriba. Primero, la esperanza no es una cosa que terminaremos `sustanciaĺ en el sentido de ser físico, o algo material. Sino la esperanza es una cosa del corazón y mente. Pues, la esperanza puede ser edificada sobre una fundación insegura como “pienso que” or puede ser edificado sobre una fundación más segura como “Yo sé. . . .” Pues lo que uno espera es enteramente dependiente en lo que percibe y entiende. En el caso de la primera declaración en el pasaje anterior, nos es dicho que fe es al fundación de las cosas en que los hijos de Dios esperan, o aguardan. Ahora, la declaración continua decir que la fe es una evidencia de cosas que no se veían. Es entendible que las cosas de Dios, y Dios mismo, no son visibles físicamente, como dice la Escritura:

Dios es Espíritu: y los que le adoran, en Espíritu y en verdad es necesario que adoren. (Juan 4:24)

Pues, debe de ser entendido que fe trata de lo que no es visible, ‘lo espiritual’. Fe es, pues, clarificado más por la segunda declaración que dice:

“Porque por ésta alcanzaron los antiguos un buen testimonio.”

Ahora, tenemos algo que podemos entender en cuenta de cómo definir la fe. Note que las primeras palabras son “Por ésta …..” “Esta” es muy interesante porque “esta” es y siempre será un nombre, y nunca un verbo. Toda cosa en este mundo que tiene sustancia puede ser llamado “este, o esta”. Sin embargo, las acciones, que son verbos, no son definidos, y no pueden ser definido como “este, o esta”. Eso significa que los “ancianos” poseían algo que les permitió obtener un buen reporte ante Dios. Regresando, podemos ver que “esta” será también, una sustancia, y una evidencia. Al continuar a la tercera declaración, nos es dado un ejemplo de este “esta” llamado “fe” nos permite hacer:

“Por la fe entendemos que fueron formados los mundos por la palabra de Dios,. . .”

Así pues, por “esta” puedo, o entiendo, que los mundos fueron puestos y traído a la existencia por lo que Dios dijo. Lo que hace es definir la fe como una cosa, no una acción. Además, por usar esa cosa, podemos percibir lo que Dios está intentando enseñarnos en, y por, Su palabra. Sin embargo, en vez de ser físico, es estrictamente espiritual, y las cosas mostradas son espiritual también. Pues, no como la explicación dada en el estudio bíblico arriba, la fe que es descrito por las Escrituras es una cosa que precede y precipita acción. En dicho estudio Bíblico, fe es descrito como un verbo, y precede y precipita una otra acción que precipita la primera acción. En corto, según ellos, la fe genera confianza y confianza genera fe. Plenamente, eso no es lo que declara la Escritura, y no es lógica. En contraste, un sumario de lo que el SEÑOR ha dicho es muy sencillo: Si escuche Su palabra, y ponga atención en ella, y quiera saber y entenderla sinceramente y de verdad, Él le concederá la manera – el instrumento, por lo cual puede percibir lo que Él ha hecho, lo que dice, y la verdad de ella, así que el SEÑOR puede razonar con Ud acerca del estado de su alma, y lo que Él ha hecho para rectificar su estado malvado. Continuará . . . .
Esta entrada fue publicada en Doctrinas, Pensamiento del Día. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *