Poniendo las Cosas en un solo Plano

En la Declaración de la Independencia, los fundadores de los Estados Unidos hicieron una declaración asombrosa:

“Mantenemos estas verdades manifiestas, que todo hombre es creado igual . . .”

Ahora, como entonces, esta declaración todavía es asombrosa. ¿Porqué? Porque eso no es como el hombre piensa normalmente. Lo hemos visto que en el Alemania de Hitler, y en Kenia hay pruebas continuas que los tribus no consideren los otros iguales. En Ruanda hemos visto la negación de esta verdad que resulta en genocidio, y podría seguir más y más con otros ejemplos innumerables durante los últimos dos siglos.

La cita anterior queda como una declaración magnífica de una verdad que los fundadores entendían y aceptaban, no solo como la verdad, sino como una verdad obvia. Consideraban la verdad de esta declaración tan evidente y claro que no admita ningún argumento entre los hombre, y que el mundo no tuvo más alternativa que admitir dicha verdad. Además, hay otras verdades que se admitían como obvias también:

“que son dotados por su Creador . . .”

Claramente e innegablemente, los fundadores quisieron que todos supieron que es necio negar que el hombre es un ser creado, y que el hombre tiene un Creador, Quien claramente y plenamente les creó a todos iguales. Todavía, en enumerar las maneras en que los hombres están creados iguales, por necesidad dejaron de declarar unas cosas aun más asombrosas que hizo nuestro Creador al hacer los hombres iguales. Ahora, es entendible que dejaron de declarar más de estas cosas porque la Declaración de la Independencia es un documento político y legal que afirma los derechos de una gente para ser una entidad libre y independiente entre las naciones del mundo. Sin embargo, son las cosas más allá que esto que merecen nuestra atención porque son más preciosas que el hecho de que SEÑOR Dios simplemente nos creó iguales uno a otro.

Entre muchas discusiones que he tendido durante años en cuanto a la declaración anterior de la Declaración de la Independencia, invariablemente alguien intentara indicar que, aunque todos los hombres son “creados” iguales, es cierto que no continúan así. Se enfoquen en la habilidad financiera, los talentos físicos, el estado de vida, etc, etc, y se pongan énfasis en que no hay igualdad entre individuos después de nacer y empezar vivir en este mundo. No obstante esta aserción falta entendimiento de la declaración que hicieron los fundadores de los Estados Unidos. La aserción de los fundadores no se ocupaba con lo que llamamos las cosas “tangibles” de este mundo, sino la Declaración de la Independencia habla de las intangibles más importantes de la ley. Bajo de la ley, somos todos creados iguales, y somos igualmente responsables por nuestras acciones y conducta. Los asuntos de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad son asuntos que puede ser juzgado bajo de la ley, y no son, y nunca podrían ser juzgados por las posesiones físicas ni de la estación social de la vida. Lo que constituye la libertad y la búsqueda de la felicidad a uno, no es lo mismo para el otro. Todavía bajo la ley, es dado a los dos tener diversas posiciones de vida y todavía ser contado igual el uno al otro.

Sin embargo, nuestra igualdad ante del SEÑOR Dios quien nos creó, no termina allí. Lo encuentro raro que, en cuanto a la religión, la idea misma y verdad defendida por la Declaración de la Independencia, es negado por la mayoridad de las religiones. Además, lo encuentro aun entre la mayoridad de religiones llamadas cristianas. En un lado, los partidarios de las sistemas de creencia admitirán la Declaración de la Independencia y sus declaraciones, más por el otro lado, como rutina, las ponen al lado por sus doctrinas y sistema de creencia.

¿Cómo? Por tal idea como el concepto del clero y el laicado, inculcando en sus seguidores la idea que no son calificados entender las Escrituras por sí mismos, (que suena a la Edad de las tinieblas), y promuevan la idea que se puede alcanzar la salvación por métodos distintos en las épocas diferentes de la historia de este mundo. Si pensamos en estas enseñanzas, y después las comparamos a lo que la Declaración de la Independencia declara que es obvio, veremos una dicotomía de pensamientos. Plenamente, todo los hombres no pueden ser iguales si hay clero y laicado, la cerradura de la Escritura a todos más que los que están entrenado especialmente, y la idea que, por alguna manera, la salvación es diferente durante de las épocas distintas de la historia de la tierra. Para mantener tal cosas es como los puercos en el libro, Casa de Animales por George Orwell, dónde todo los animales fueron iguales, más los puerco fueran más igual que lo demás.

Al examinar a esta disyunción, la desviación más claro de la Escritura y el concepto apoyado en la Declaración de la Independencia en cuanto a la igualdad de todo los hombres, es sobre el asunto de la salvación y su disponibilidad por toda historia. En la Escritura, se hizo la siguiente declaración en cuanto a la fe, gracia y obras, y la relación entre ellos.

Porque no por la ley fue dada la promesa a Abraham o a su simiente, que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. Porque si los que son de la ley son los herederos, hecha inválida es la fe, y anulada es la promesa. Porque la ley obra ira; porque donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Por tanto, es por la fe, para que sea por gracia; para que la promesa sea firme a toda simiente, no solamente al que es de la ley, sino también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. (Como está escrito: Que le he hecho padre de muchas naciones) ante de él en quien ha creído, aun Dios, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como las que son. (Romanos 4:13-17, modificado)

Aunque es un pasaje del Nuevo Testamento, se refiere a Abrahán y salta a primera plana la manera que Abrahán fue justificado ante Dios. Al hacer esto, también declara que todo lo demás después de él son justificado de la misma manera – por gracia por la fe, sin obras. Eso es confirmado también por un otro pasaje de la Escritura:

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo; (por gracia sois salvos;) y juntamente nos levantó, y nos hizo sentar juntos en lugares celestiales en Cristo Jesús: para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros por el Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:4-8, modificado)

Y si por gracia, así no es por las obras; o la gracia ya no es gracia. Mas si es por las obras, ya no es gracia; y la obra ya no es obra. (Romanos 11:6, modificado)

Pues, si todo es por gracia por la fe desde Abrahán hacia adelante como dice la Escritura, solo nos queda la pregunta acerca del requisito puesto a ellos antes de Abrahán. En eso, la Escritura liga varios individuos por un hilo común de salvación por gracia por fe. El primero de dichos individuos es Noé, de quien la Escritura dice plenamente que su posición ante del SEÑOR fue fundado en la gracia:

Pero Noé halló gracia en los ojos del SEÑOR. Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios anduvo Noé. (Génesis 6:8-9)

Viendo la posición que Noé tenía ante Dios, podemos mirar más anteriormente a Abel y su posición ante Dios también, y examinar lo que dice la Escritura de eso:

Por la fe, Abel ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín; por la cual obtuvo testimonio de que era justo, dando Dios testimonio a sus presentes, y difunto, aún habla por ella. (Hebreos 11:4, modificado)

Al entender eso, podemos ver claramente que fue por el instrumento de fe que Abel sabía ofrecer el sacrificio en particular; mientras Caín no pudo, o no quiso entender porque el SEÑOR requería este sacrificio en particular como parte de adoración. Pues, aplicando lo que nos es dicho en Efesios, que la salvación es por gracia por fe, podemos ver claramente que ambos Abel y Noé tuvieron la mismo requisito puesto sobre ellos igual como es sobre nosotros – que nos justificaremos ante Dios por gracia por fe en el Señor Jesucristo y Su obra de redención.

También podemos mirar brevemente a Enoc y a Job y sus testimonios de conocer a Dios por fe en Cristo que hay de venir:

Por la fe, Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto tuvo testimonio de haber agradado a Dios. (Hebreos 11:5)

Yo sé que mi Redentor vive, y en el día postrero parará sobre el polvo; Yo sé que mi Redentor vive, y que en el día postrero estará de pie en la tierra: y después de esta piel, los gusanos destruyeran este cuerpo, aún en mi carne veré a Dios. Al cual yo mismo veré, y mis ojos mirarán, y no otro, aunque mis riendas se consuman dentro de mí. (Job 19:25-27, modificado)

Así pues, es claro que si Abel tenía fe y Enoc tenía fe, y que la salvación es por gracia por fe, y que la gracia que encontró Noé fue por fe. Porque es el caso con estos hombres, podemos decir seguramente que Job conocía a Cristo su Redentor por fe también.

Aquí pues tenemos una linea de testimonio ininterrumpida que gracia venía por fe desde entonces como ahora, y por la historia entera desde la caída, la gracia siempre venía por fe en el Mesías. La única diferencia entre entonces y ahora es el tenso por como miraban a Cristo. Ellos confiaban en la promesa del Redentor que hay de venir y miramos atrás al Redentor que ya vino. En los dos casos la fe es requerida para percibir la verdad de la promesa de Dios; que nuestra redención y reconciliación viene por el Señor Jesucristo y solo por Él.

¿Porqué pues hizo el SEÑOR eso? Si leemos el pasaje de Romanos, capítulo 4, encontramos esta declaración: Por tanto es por la fe, para que sea por gracia; para el fin que la promesa sea firme a toda simiente, no solamente al que es de la ley, sino también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. . . (Romanos 4:16, modificado)

Para resumir, el fin de eso es: que es de la fe, para que sea por gracia, sin la ley para que la promesa será segura a todo que viene a Dios por Cristo Jesús, como dicen los versículos 13 a 15:

Porque no por la ley fue dada la promesa a Abraham o a su simiente, que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. Porque si los que son de la ley son los herederos, sea nula la fe, y la promesa inválida. Porque la ley obra ira; porque donde no hay ley, tampoco hay transgresión. (Romanos 4:13-15, modificado)

Regresando al pasaje de la Declaración de la Independencia que dice: “que todo hombre es creada igual…” podemos ver también que todo hombre permanece igual en los ojos de Dios Altísimo por toda la vida, teniendo todo la oportunidad igual de reconciliarnos con Dios por Jesucristo, por gracia por fe, sin nadie llevando una carga más de justificación sobre sí que lo demás que ha vivido, o que vivirá. Además, porque es así, es decir, que depende en la obra de Cristo y no en ninguno de nosotros, podemos tener seguridad completa en la certeza de nuestra salvación si venimos por fe, confiando en Su gracia.

En corto, el SEÑOR Dios aseguró que todos estarán en el mismo nivel. Somos creados iguales, y permanecemos igual en los ojos de Dios, y la salvación de todo es la misma, desde el tiempo de la caída del hombre hasta el fin de este mundo.

Buscad al SEÑOR, mientras se halla; llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino; y el varón inicuo, sus pensamientos; y vuélvase al SEÑOR, el cual tendrá de él misericordia; y al Dios nuestro, el cual será grande en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos; ni vuestros caminos, mis caminos, dijo el SEÑOR. Como son más altos los cielos que la tierra, así son más altos mis caminos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. (Isaías 55:6-9, modificado)

Qué distinción hay entre la manera que piensa el hombre y las sistemas religiosas que el hombre inventa, y la manera que el SEÑOR obra.

Esta entrada fue publicada en Apologéticos, Doctrinas, Pensamiento del Día y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *